| jueves, 6 de septiembre de 2007 | 2:29



BN


No todo es trabajo. Algunas mañanas de documentación en la Biblioteca Nacional deparan encuentros agradables. Amigos y colegas que proporcionan sobremesas inteligentes, con algún dardo certero aquí y allá y, sobre todo, su pasión por la vida. De izquierda a derecha: el escritor venezolano Juan Carlos Chirinos, el escritor peruano Jorge Eduardo Benavides -muy mejor amigo, como diría Forrest Gump-, el escritor también venezolano Juan Carlos Méndez Guédez, y yo mismo.

3 comentarios:

La Chirvi dijo...

Chocho, dos cosas:
1. Si hubiérais llamado a la Rosa ésa que se ha pirado para que saliera en la foto, tendrías un buen documento. Así, salvo tú, plin.
2. Le he dicho a mi padre que voy a ser escritora (es lo primero que se me vino a la cabeza porque si no, no me dejaba vivir en Madrid con su Visa), ¿qué me recomiendas que haga?

Anónimo dijo...

parecemos investigadores serios y todo!
un saludo
juan carlos chirinos

IGNACIO DEL VALLE dijo...

Puedes leer mis novelas, escribir tú otra, seguir el manual de autoayuda y enviarla a todos los premios y editoriales que se te pongan a tiro, y continuar dándole a la tecla en tu blog. Es un buen comienzo.