A LA MIERDA -homenaje a Fernán Gómez-

| martes, 10 de marzo de 2009 | 12:04

Este vídeo de Los Coronas lo acabo fusilar del blog de Rémora, y como admirador del señor Fernán Gómez encuentro este documento imprescindible. Y por favor, si pueden no dejen de ver el documental LA SILLA DE FERNANDO que le hizo David Trueba, un par de horas de ironía salvaje, cultura e ingenio sin tabarras. La desopilante escena en la que habla de los afters sui generis que frecuentaba en su etapa de noctámbulo impenitente o su speech sobre el lujo deberían de estar en todas las recopilaciones artísticas del siglo XX.

3 comentarios:

LBO2 dijo...

Por supuesto que Fernando Fernán Gómez merece no uno, sino 100 homenajes. Es alguien de quién podemos presumir los españoles. Aunque a veces, pierda un tanto las formas, como se puede comprobar. En fin, le da igual. Sabe quién es, y supongo que llega un momento que está harto de estar rodeado de mediocres.

El hombre que más me enseñado de cine me ayudó a comprender la dimensión global de Fernando Fernán Gómez, que ya lo tenía yo en buena estima. Cada uno, siente debilidad por un arte, en mayor medida que otros. Bueno, tal vez los haya expertos en TODAS las artes, pero lo veo difícil. Los conocimientos de cine de este hombre harían palidecer a algún marisabidillo del Jurado del Festival de Cine de Gijón o de los tertulianos de Garci, en su difunto programa. Es importante ampliar horizontes y nuestra visión del mundo, gracias también a los demás. Bueno, si uno va muy sobrado de ego, tal vez pueda pensar que nadie puede aportarle nada. Creo que si no es por él, seguiría estancada yo en “Los puentes de Madison”, o las pelis de James Ivory basadas en los libros de Forster (“Una habitación con vistas” “Regreso a Howards End”…); bueno, tal vez exagero un pelín, pero más o menos. Este experto cinéfilo no tiene demasiado buena opinión sobre David Trueba (quiere parecer más de lo que realmente vale para el género, según él) y mejor opinión sobre Ariadna Gil, de la que es ferviente admirador como actriz. Supongo que también le gusta un montón….Tomo nota, no obstante de “La silla de Fernando”.

En mi opinión, somos de algún modo, la suma de las personas que conocemos, sobre todo de las personas importantes, de las que dejan de algún modo su huella en nosotros. La influencia que puedan tener depende también de lo permeable que sea cada uno. Y esas personas importantes, pueden quedarse o pueden pasar, pero no conservarlas, de algún modo, me parece un error. A la gente importante, que marca algo importante en nuestra vida, porque le de un giro, porque represente algo nuevo, que nos aporta algo, creo que es preciso cuidarla y conservarla. Es sólo una opinión, claro. De una chica educada en un Conservatorio y algo conservadora…..

IGNACIO DEL VALLE dijo...

Los ataques de ira de Fernán Gómez son comprensibles, es la furia de los mansos. Y estoy de acuerdo en que llega un momento en que ya no tienes tiempo para aguantar capullos. Hay que ser muy cuidadoso con el tiempo y gestionarlo teniendo en cuenta que es un bien escaso y precioso.

La silla de Fernando es un documento excepcional por lo prismático. No tiene que ver con las películas de David Trueba, se limita a poner una cámara y hablar con el actor, que se ocupa de llenar todos los ángulos. En serio, se aprende y se ríe a partes iguales.

Rémora dijo...

Me apunto lo del documental.
Saludos chavalote