| miércoles, 20 de febrero de 2008 | 9:25

LISBOA
Últimos días en Lusitania. Cada vez que vuelvo a Lisboa, no dejo de visitar los Jerónimos, y en cada ocasión el asombro. Si los portugueses hubieran sido los primeros en llegar a la Luna, su logro no habría menor que levantar este monasterio. Realmente, niguna foto puede reflejar su grandeza.

En la plaza de Rossio.

Acuario de Lisboa. Robado o posado??

Jerónimos.


Torre de Belém. Símbolos de un antiguo imperio.


Bosque de columnas en los Jerónimos.


3 comentarios:

Nacho dijo...

Nacho, cada vez que me meto en tu torre de marfil más me sorprendes y más me alegras... Enhorabuena por Portugal y todo lo que allí dejas y te llevas. Y sí, Lisboa es preciosa. Un fuerte abrazo y a ver cuando nos tomamos esa caña pendiente. Nacho Buzón.

IGNACIO DEL VALLE dijo...

Eso está hecho, señor poeta. Un abrazo.

Rui Couceiro dijo...

Nacho, obrigado pelas tuas palavras.
Foi muito bom ter-te aqui em Portugal para a promoção de "O Tempo dos Imperadores Estranhos".

Volta sempre!
Um abraço,