| sábado, 29 de diciembre de 2007 | 18:49



ECONÓMICAMENTE CORRECTO
Nos acaban de jubilar a Antonio Gasset, el director de Días de Cine, el programa de la 2. Algún cabroncete desalmado, con una calculadora en la mano y enarbolando lo económicamente correcto, ha optado por botar a la mitad de la plantilla de RTVE, entre ellos a este magnífico y corrosivo profesional.
A este tipo de 61 años -que parecen muchos menos, porque como es sabido la mala leche conserva joven a la gente-, le tengo cariño. Debe ser porque las primeras veces que le vi, yo pasaba por una etapa oscura, y la luz se aprecia mejor cuando sales de la oscuridad. Todos recordamos túneles de nuestra vida en los que, de repente, una imagen o un comentario hace que esbocemos una sonrisa o directamente estallemos en carcajadas. Y eso nos salva la vida.
Me ocurrió con Antonio Gasset; ya digo, un tipo que lograba mantener unas audiencias fieles aunque jugasen arbitrariamente con las franjas de horarios inverosímiles en las que le colocaban, y que tuvo los cojones de decir una noche, a las tantas: soy consciente de que a la hora de emisión de mi programa sólo puede ser visto por un puñado de politoxicómanos insomnes, pues hay que quitarse el sombrero.
Gasset tiene perlas como para hacerle un collar a la reina de Inglaterra -de las que dejo una muestra más adelante-, hasta que sus jefes empezaron a llamarle al orden, claro. Era irónico, sagaz, divertido, ocurrente, pero lo mejor de todo es que no era un crítico de cine. Y como crítico me refiero a uno de esos ensimismados, testarudos, sin sentido global y que únicamente contemplan las películas a través de un microscopio buscando algo equivocado para poder seguir su existencia ensimismados, y lo peor, tomándose en serio. Él se dedicaba a ofrecer información puntual y un ameno análisis de tendencias y autores con mucho conocimiento de causa y mucha coña, que estimulaba a verle cada noche. Pero, sobre todo, con las películas hacía igual que los griegos en los entierros, que rechazaban los epitafios y delante del muerto no preguntaban quién era ni qué había hecho, sólo decían: ¿tuvo pasión?
Pues eso. ¿Tienes ustedes pasión? Gasset la tiene. Y yo intento no perderla.
PERLAS:

-Llega el momento de la publicidad, disfrutad del cine si podéis. Si no, también tenéis la música, la literatura o incluso la historia, a no ser que queráis ser presidente del Gobierno.

-Servidor se confiesa seguidor de Philip K. Dick, quizás por ello me he convertido en un trastornado.

-Jeunet es el director de ese engendro, película para algunos (estaban equivocados), ladrillo para otro (estábamos en lo cierto) que fue Amelie.
-Ahora vamos con "El señor de los anillos", película basada en un famosísimo libro... que yo no me he leído. Sin embargo, les diré como anécdota, que algunos de mis amigos tienen, en una estantería totalmente vacía, junto con su foto de sus vacaciones en Calasparra, un ejemplar de “El señor de los anillos".
-...Lo mejor del festival de Venecia, mi acompañante, aunque por desgracia este enamorada de otro.

-Tan guapa actriz como mala la película que ha venido a promocionar.
-Ben Affleck es a la buena interpretación lo que un pepinillo cocido a la alta cocina.
-Se estrena estos días la película El último samurai, protagonizada por el ex-marido de Nicole Kidman, único dato destacable de este actor llamado Tom Cruise.
-Para ir al cine con esta cartelera hay que tener coeficiente intelectual negativo.
-Veamos el reportaje de Mar adentro que ha realizado mi compañero y amigo Alberto Bermejo, el único de todo el equipo al que le ha gustado la película.
-Nunca se fíen de algo que sangra durante cuatro días y no se muere.
-Y ahora, si nos perdonan, vamos a hablar de cine español.
-Es incuestionable que Kill Bill es una virtuosa obra de dirección. Lo que es cuestionable es si es algo más.

-Sé que aguantaran a estas altas horas de la noche el momento de publicidad ya que al regreso tenemos un especial del salón del cine erótico de Barcelona….
-¿Qué seria de nosotros sin un país inteligente como es Francia?”
-Buenas noches a todos, pero antes de despedirnos, un consejo: no os droguéis, porque la ingesta de estas sustancias puede producir efectos indeseados. Un amigo mío se tomó el otro día cierta pastilla y creyó ver a George Bush leyendo un libro.

-Y llegamos a la pausa en este programa del que tan orgullosos nos sentimos. No así de algunas compañeras de la 7ª planta de Torrespaña que fuman saltándose la norma que tanto nos beneficia a todos.
-Les deseo que pasen una buena semana, sea lo que sea lo que hayan decidido hacer, incluso si es de Nazareno auto flagelante.
-Aprovechen la pausa para revisar su agenda de amigos, encontrarán que han malgastado su preciado tiempo y paciencia en conocer a un montón de ineptos, no se corten, cojan un boli y táchenlos.
-Durante la pausa publicitaria, rezaré con la esperanza de que ninguno de sus hijos se haya presentado al casting de Operación Triunfo.

-Nos vamos con la esperanza de que ninguno se deje llevar por los fanatismos religiosos, políticos o sexuales: los primeros por no llevar a nada, los segundos porque el objeto de deseo suele ser un idiota de renombre y los últimos por las continuas frustraciones.
-Antes de despedirme, felicitar a todos los barcelonistas por el reciente titulo de liga conseguido por mi equipo. En esta vida hay pocas cosas tan grandes como el Barcelona.

-Llego la hora de la pausa... espero que puedan contener durante unos minutos los impulsos sexuales de vuestras parejas... si no puede ser, no puede ser... en cualquier caso volveremos después de la publicidad con el sector mas casto de la audiencia.

-Vamos a una pausa publicitaria, que será tan corta como el sueldo del presentador.

-Hasta el próximo programa. No sabemos ni qué día ni a qué hora nos pondrán, de modo que estén atentos.
-Sed buenos, y si por lo que fuera no podéis, seguid siendo malos, la diferencia es mínima.

-Quiero aprovechar, como amante de la Fórmula 1, para felicitar al corredor alemán Michael Schumacher por su triunfo en el Gran Premio de San Marino. Da gusto ver en lo más alto del podium a personas ni fatuas, ni engreídas, ni desagradecidas. Espero que continúe la racha.

-Hola, buenas noches. Hoy les hablo desde Torrespaña en Madrid, más conocido como el pirulí, que con su forma fálica es un símbolo de la modernidad de esta ciudad. Como modernas también son las vidrieras de la Catedral de la Almudena y las pinturas del altar de un tal Kiko no sé qué. Por cierto, igual de horribles que algunas películas.

-Cuando vuelvan de la publicidad me habré desnudado y me tiraré al mar (En Cannes). Evidentemente a la vuelta de la publicidad dio su explicación: Era un patético intento por mantener la audiencia.....

-La verdad es que hay días que no sé dónde refugiarme políticamente.

-Ahora pueden ustedes hacer un montón de cosas aprovechando los interminables minutos de publicidad.

2 comentarios:

jbonome dijo...

Caen grandes iconos con puntos de vista diferentes, no solo este excepcional comunicador, también otros corrosivos periodistas en Radio 3, Jesús Ordóvas, por ejemplo.
Malos tiempos para disentir y provocar emociones.

arati dijo...

Gracias por la magnífica recopilación de comentarios.
Estupendo tu blog, regresaré a menudo.

Judith