Wild Wilde

| domingo, 16 de octubre de 2011 | 19:40


Hay una tierra desconocida, llena de flores extrañas y perfumes sutiles, en la que todas las cosas son perfectas y venenosas.

OSCAR WILDE

10 comentarios:

Ilsa dijo...

Siempre que se habla de Oscar Wilde, además de muchas de sus maravillosas obras y su fascinante vida,pienso en la primera vez que vi su tumba en Pere-Lachaise,con esa escultura llena de besos.

Gracias por recordarlo en el día de su nacimiento.

Saludos.

YO dijo...

Gracias por esta gotita del genio de Wilde. Mira que he leído cosas de mi escritor tan admirado; lo venero tanto que alguna gente dice que sólo he leído eso. No es verdad, pero será que he leído poco en relación a todos esos que me juzgan negativamente por mi ignorancia literaria. Tal vez por eso paseo yo por el Marfil, para salir de mi ignorancia literaria, aunque en realidad el Marfil me gusta porque es más cosas que literatura, porque es variado, heterogéneo, multidimensional, ecléctico, con riqueza de matices, como lo son las personas que son ricas en su interior. Supongo que molará ser rico en dinero, millonario en euros, pero la riqueza interior es la mejor. Qué duda cabe.

YO me resisto a Facebook, a Twitter, a todo eso….pero aunque vivo aislada en mi mundo, no quiero perder el contacto con el mundo. Es algo vulgar, como dijiste de aquel amante del lujo que se divorció del mundo…Pero no necesito tanta gente, perdería demasiado tiempo y aunque voy a vivir 122 años, tengo poco tiempo y quiero administrarlo para lo que quiero y con quien quiero. En este momento de mi vida con quien quiero pasar más tiempo es con mis hijos. Poco y bueno. Como para casi todo en la vida, prefiero la calidad a la cantidad, también en las relaciones humanas.

En cualquier caso, como eres tan generoso y dejas gotas de tu Twitter y Facebook por ahí, ya la había leído, y como la pones aquí ahora, trato de pensar porqué esa frase desconocida para mí –vaya por Dios, hasta en Wilde me vas a ganar- tiene tanto significado para tí.

¿Pueden ser las “cosas perfectas y venenosas”, Ignacio?. Si son perfectas, serán buenas. El virtuoso que más admiro, me dijo un día que yo tengo veneno. Ignoro la razón por la que me lo dice, porque no ha probado mi veneno, caso de que yo lo tenga. Y encima me dice que soy perfecta, que me sobra belleza e inteligencia. En fin. Todo depende del punto de vista, del gusto del que mira, y me alegra que mi belleza –que para mí no es tal- le derrita. A otros, es evidente que no le dice gran cosa. No pasa nada. Si volviera a nacer y pudiera elegir, no pediría más belleza. Desde luego. Y no porque me sobre, sino porque hay cosas más importantes.

“Flores extrañas, perfumes sutiles”. Mi padre, cuando se fue de casa a por tabaco y no volvió, me dijo que no me conocía. Que era tantas personas en una sola persona, que no sabía quien era yo. Me quedé de piedra. Si soy más simple que el asa de un cubo. Pero cuando mi marido, que lleva conviviendo conmigo más de una década me dice lo mismo, pienso, igual es verdad…porque él me supera en C.I…por consiguiente, mi personalidad debería ser para él muy fácil de descifrar. YO a él, lo conozco ya como si lo hubiera parido. Meridiana claridad para mí en su compleja personalidad. Transparente diría yo.

Una frase compleja. A ver si me aclaras porqué te dice tanto.

Te dejo una más sencilla para mí. Se la atribuyen a él, pero no sé si es suya. “Hay algo peor que el sexo sin amor: el sexo con amor pero sólo por una de las partes”.

Doy fe de ello, Ignacio, y la verdad es que la vida, reiteradamente, me lleva a sostener la segunda situación durante mucho tiempo, por una razón de mayor peso. Y siempre me toca ser la parte que no ama. Es tremendo. Es como ser una puta, pero el cliente te paga con gotas de su amor desesperado, en lugar de con billetes.

Lo del sexo sin amor por las dos partes, siempre he tratado de evitarlo, porque a mí no me dice nada. Que la gente lo disfrute, aquí te pillo y te mato, me parece genial, y sobre todo es mucho más igualitario y democrático. No va conmigo.

Sorry por el post, un tanto lisérgico y fuerte a primera hora de la mañana de lunes, que va a ser para mí un día fuerte. Me voy a clase, tengo seis horas, dos mías, y otras cuatro por hacerles un favor a dos compañeros. Cuando una es buena compañera, a veces abusan de mí… No sigo que te aburro.

Cuídate.

YO dijo...

¡¡Caramba!!

Vaya admiradoras de Wilde que hay por aquí que se saben hasta la fecha de su nacimiento. ¿Cultura propia o San Google?. :-)

Sería incapaz de decir qué día nació Chopin. El año sí, y que murió con menos años de los que yo tengo ahora, pero no podría decir su fecha de nacimiento. Tampoco la de Bach.

YO no le rezo demasiado a San Google, suelo tirar de lo que me queda de los libros que al final es mi auténtico saber. Y en Wikipedia hay cosas que están mal. Doy fe de ello en mi campo de investigación.

Su tumba sólo la he visto en fotos. Tengo la visita pendiente. Fui a París de jovencita a estudiar francés y no me acerqué, y cuando fui de luna de miel, la última vez que visité esa maravillosa ciudad, mi acompañante declaró que él no iba a ver la tumba de un maricón.

Tengo pendiente otra visita a París, en solitario, para ir visitarla comme il faut.

He leído su biografía, aunque me llenó más ver la historia de su vida en una obra teatral protagonizada por un actor como la copa de un pino y que creo que no valoramos lo suficiente en este país.

No creo que su vida haya sido fascinante, fue víctima de sus propios errores, de sus propios excesos, y no me refiero a su homosexualidad - yo no soy homófoba -, fue víctima del papel que le tocó jugar en el tipo de sociedad que vivió y que lo crucificó. Y que le quitó hasta sus propios hijos, que tanto amaba.

¿Has leído De profundis Ilsa?. Ese relato no creo que sea el sentir de alguien que piense que su vida fue fascinante.

Yo creo que si hubiera vuelto a nacer, habría vivido de otra manera, y habría utilizado su genio para su obra y no para su vida. Tal vez con ello habría llegado a la altura de los grandes de la literatura rusa. Pero no hubiese sido Wilde.

Al final, fue desgraciao.
También Brahms.
También Beethoven....

Desgraciados universales e inmortales.

Vuelvo a clase.

Ilsa dijo...

La verdad es que fue San Telediario,el que me informó de tal fecha, sino tampoco la recordaría.
No he leído De profundis, lo anoto.

Por otro lado, creo que la vida nos hace como somos, quizás sino hubiera pasado todo lo que pasó, no hubiera sido como fué...¿o quizás si?. Bueno como verás, yo también le doy muchas vueltas a las cosas.

Por cierto la tumba de Chopin,entre otras, tambien se encuentra en dicho cementerio.

Saludos.

YO dijo...

Pues muchas gracias Ilsa.
Desde luego está claro que tengo que visitar ese cementerio....¿O no?. Les valoro a ambos por lo que hicieron en vida. Por lo que escribió - o más bien por lo que reflexionó - Wilde y por lo que compuso Chopin. Prefiero seguir tocando y escuchando su obra, que es lo que le hace inmortal. Si veo su tumba, me recordará que está muerto y Chopin nunca morirá. Wilde seguramente tampoco, aunque Ana Karenina es mucho mejor que La importancia de llamarse Ernesto, por poner un ejemplo.

Tal vez pase de ver sus tumbas, aunque seguro que volveré a Parías.

Yo sí que paso de tumba, y de epitafio.....Menudo rollo de epitafio que sería el mío....como fuera como los post.. Mejor dejar descansar al personal después de muerta.

Ayer no pude ver el Telediario, Ilsa. EStaba achuchando a mi ILsa...

Vi la tele a las tantas. Pusieron en la 2 un documental de Glenn Gould extraordinario. EStaba pirado el hombre, pero ¡cómo tocaba! YO también estoy pirada. Mi problema - uno de ellos - es que yo nunca hubiera podido tocar como él.

Saludos cordiales.

Begoña dijo...

¿Perfectas y venenosas?
...¿¿¿será que la perfección no existe???
Me da que va a ser eso.
Saludos

IGNACIO DEL VALLE dijo...

Bueno, originalmente la frase la escribió Wilde para describir los bajos fondos a los que iba en busca de chaperos y gente que le machacara en general. Pero la belleza de la frase es tal que a mí me sugiere multitud de interpretaciones. Me gusta un montón.


Y lo de cometer errores, pues está bien, somos hijos de ellos, no se puede renunciar porque son los que nos conforman, es la adversidad en general, lo que no controlas, lo que te construye.

IGNACIO DEL VALLE dijo...

Y recuerdo que mi cuento infantil preferido sigue siendo El Príncipe Feliz, de hecho hacía una referencia explícita a él en mi primera novela, De donde vienen las olas.

Cuando tenga hijos les pienso leer por las noches los cuentos completos del señor Wilde.

YO dijo...

Experiencia es como llamamos a nuestros errores. Aprendemos de ellos, aunque a veces, reincidimos (o no). Dependerá de la persona supongo. ¿De veras que la adversidad nos construye?. Pues genial. Yo lo diría de otra manera: todo lo que no te mata, te hace más fuerte. Doy fe de ello.

Lo del cuento ya lo habías dicho. No he leído la novela de las Olas, tampoco la del Boxeador...El cuento de Wilde sí. Lo tengo en un librito que recoge además “El fantasma de Canterville. Un romance hiloidealista”, “El crimen de lord Arthur Savile. Un estudio sobre el deber”, “La esfinge sin secreto. Un aguafuerte” y “El Príncipe Feliz”, of course. Es un cuento maravilloso. Qué duda cabe.

Uuuuuy, que se te van notando las ganas de querubines. Qué bien. A ver cuando te incorporas al club de los que somos padres. Es la tarea más fascinante y difícil de la vida...no te la enseñan en ningún lado. Yo leo a mi primogénito, cuando me deja, los clásicos cuentos infantiles. Ninguno de Wilde hasta ahora. Pero no me deja muchas noches....a ver si con la niña me sale mejor. Mi niño, prefiere las historias que le cuenta su padre. Sin guión. Las que salen de su imaginación. Su mente –la del papá- encorsetada en el ejercicio de la ingeniería vuela cuando se dirige a su niño. Crea historias, una distinta cada noche, a partir de unos personajes que idolatra mi hijo: Los Gormitis. Y se inventa una aventura diferente de la de la tele, y el niño disfruta de lo lindo. El padre quiere que su hijo sea escritor, o creador...que no se limite a un trabajo normal.

Les leerás los cuentos de Wilde...pero si salen como mis hijos, con mentes grandes y libres, preferirán historias especiales, diferentes y cuentos que sólo ellos pueden oir. Blancanieves lo puede oir cualquier niño, Ignacio. Y los de Wilde también.

Siendo tú el padre, seguro que les puedes contar un cuento distinto cada noche.
Si mi hijo se lo puede permitir porque su padre puede hacerlo (yo no, desde luego, funciono como sota-caballo-rey), tus hijos, con mayor motivo, podrán disfrutar de ese lujo tan especial.

Dar dijo...

¿Conoces este 'cuento' de Oscar Wilde?
"The Soul of Man under Socialism", un ejercicio anarco-socialista interesante. A lo mejor no para identificarse, pero resulta inspirador.