¿Lejos de dónde?

| lunes, 14 de diciembre de 2009 | 0:33



El cardenal de Retz -gran personaje de enredos políticos y caracterólogo del siglo XVII-, sabía que todas las cosas y todas las situaciones tienen su punto, son lo que son por ese instante preciso, como definir a una persona o situación con una palabra, en donde se ha colocado el hecho y queda reflejado el temperamento. A mí en particular me gustan las frases, tengo debilidad por ciertos enunciados, porque definen a la gente, la retratan a su pesar o con su venia. Me gusta el anuncio de Ernest Shackleton en los periódicos británicos buscando voluntarios para una expedición a la Antártida en 1914: se buscan hombres para un viaje peligroso. Sueldo bajo. Frío extremo. Largos meses de absoluta oscuridad. Peligro constante. No es seguro volver con vida. Honor y reconocimiento en caso de éxito. Adoro a Philippe Ricard, un psiquiatra francés del XIX que vio entrar en su consulta de enfermedades venéreas a un señor de más de 80 años, y le dijo: antes de nada, señor, permítame felicitarle. Me descojono con Foxá cuando le preguntan por qué es de derechas y él responde: porque soy gordo, soy conde y soy diplomático, cómo no voy a ser de derechas. Houllebecq también tiene su miga cuando afirma que vivir sin leer es peligroso, obliga a conformarse con la vida, y uno puede sentir la tentación de correr riesgos. O Julio Camba cuando le comunicaron que el ayuntamiento iba a ponerle una calle y exclamó: ¿una calle?, pero si yo lo que necesito es un piso… Frases, frases, hay un amplio espectro, una panoplia de todos los tamaños y formas que dan el tono, el carácter. Me fascina aquel alto dirigente chino cuando le pidieron su valoración sobre la Revolución Francesa y tras un rato pensativo, resolvió: es demasiado pronto para opinar. Y qué me dicen de ese fragmento de Cervantes: ¿es necedad amar? No es gran prudencia. Metafísico estáis. Es que como poco.También hay personajes que provocan admiración-repulsión, como el general Lasalle, el húsar preferido de Napoleón, que afirmaba que no morir antes de los treinta te convierte en un canalla -él vivió hasta los 34-. ¿Y sabían de la obsesión de Paul Newman porque en su epitafio se grabase que quiso ser parte de su época? Y cómo olvidar la megalomanía y la coña marinera de Bruckner cuando asertó que el artista debía hacer concesiones al público y que por eso le había dedicado una sinfonía a Dios. O aquel judío que antes de emigrar a América fue interpelado por otro: ¿te vas muy lejos?, y él contestó: ¿lejos de dónde?… En fin, ya lo escribía nuestro Inglés más fusilado: words, words, words…
Fascinantes.
Enredadoras.
Superfluas.
Cardinales.

9 comentarios:

Begoña dijo...

¿Las palabras contenidas en un libro pertenecen a quien lo escribe, o a quien lo lee?
¿La letra de una canción a quien la escribe o quien la pasea por el mundo con su voz?
¿Puede un cantante cantar cientos de canciones de amor y ser juzgado por sólo una en la se permite la licencia de “jugar” con las palabras para lanzar al mercado una letra que a priori considera divertida?
Esto lo digo por un tema titulado “Unas nalgadas”. Y sólo se me ocurre decir que una canción con semejante título cabe en este artículo (que por cierto me ha mandado al diccionario de nuevo, cosa que agradezco de veras, y es la mar de ilustrativo).
En defensa de un cantante que me da tantas horas de paz y me ha regalado sentencias inolvidables a través de su arte, sólo decir que todo el mundo tiene derecho a equivocarse. Y que no creo que canción alguna fomente la violencia machista. Él dice que hay que tomársela con humor, y que a priori le pareció divertida.
En mi opinión no hay por donde cogerla, y no hace honor ni a su talento tan siquiera.
Yo cambiaré el dial cuando salga en la radio, es la verdad. Prefiero esa otra que dice: “No se como arrancar tus besos de mi piel”…o esa que dice: “¿Qué si te entiendo bien? no. Pero te acepto, no me hace falta más, amor, lo sé”.
Pero la polémica está servida y está de promoción en España en estos momentos. Junto a unas nalgadas está en entredicho otra canción suya. Mátalas. Esta me encanta, sólo le censuro la parte en que dice:”Consigue una pistola si es que quieres, o cómprate una daga si prefieres y vuélvete asesino de mujeres”.
Aún así tengo claro que a ninguna mujer la mata una canción, ni por ser cantada, ni por ser escrita. Por eso que tú dices, words, words, words.

Begoña dijo...

Un sólo apunte: En su nuevo trabajo hay 21 canciones, ya que apunto una que no me gusta apunto 21 que sí.Hay una que me encanta "Una lágrima en el corazón".
Pregunta: ¿Que pasaría si de crimen y castigo uno sólo leyera la parte en la que matan a la anciana?
Pues es lo hacen muchos medios de comunicación a diario, contar sólo una parte del todo. Y eso no es informar.

rodericus2009 dijo...

Para sentido del humór el de Groucho Márx aún después de muerto.

Su epitafio reza así "Disculpe que no me levante".

Tienes razón, palabras, palabras. Herramientas para entenderse que mál utilizadas solo consiguen desencuentros y malentenidos.
Son como las armas, no son intrinsicamente letales por sí mismas, solo sú uso

Giancarlo-21 dijo...

si hablamos de frase hay una de Virginia Woolf que me gusta mucho:
"Cuando escribo soy sólo una sensibilidad"
Creo que la pinta de cuerpo entero como escritora.

Anónimo dijo...

Personalmente hay una de Albert Einstein que me fascina: "HAY DOS COSAS INFINITAS: EL UNIVERSO Y LA ESTUPIDEZ HUMANA... Y DE LA PRIMERA NO ESTOY TAN SEGURO."

Fantástica entrada Ignacio, gracias.

IGNACIO DEL VALLE dijo...

Hay otra de Picasso que comparto cien por cien: cuando se es joven, se es para toda la vida. Que a su vez está relacionada con otra de Lagerfield: conecto con los jóvenes porque no me creo uno de ellos. Pueden parecer paradójicas, pero se complementan.

Begoña dijo...

Os dejo una que me encanta "No importa lo que las cosas sean,aquello que quieren ser es lo que se hace poema", no recuerdo de quien.
Y una de Cervantes que dice algo así,"Si lo puedes sentir, lo sabes escribir"
Otra no se de quien que dice "Callar es tener mucho que decir". No encuentro el block en que estaban apuntadas. Saludos

PULGACROFT dijo...

Geniales las frases de tu post. Siempre me han fascinado las citas célebres, antes las coleccionaba en una libreta pero ahora con el Internet no sé si ya tiene demasiado sentido.
En la cabecera de mi blog tengo una puesta que siempre me ha gustado mucho "Amame u ódiame pero líbrame de tu indiferencia" (no sé de quién es) porque creo que la indiferencia muchas veces puede hacer mucho más daño que cualquier otra cosa...
Me ha gustado el post.
;)

Begoña dijo...

Otra frase: "Sólo se puede regalar a otro aquello que ya le pertenece"

"Las palabras que salen del corazón van al corazón con toda su verdad"

"Sólo es necesario levantarse y andar, andar para dar vida a tus sueños"

"Recibes multiplicado por cuatro todo lo que das. Ándate con cuidado"

¿De quien son? _Aún no encontré el block :)