La política pop

| miércoles, 17 de febrero de 2010 | 11:41

El desalentador rifirrafe de la vida política, la sensación de que nadie dice una verdad ni aunque le maten. La mentira estridente, difícilmente soportable ya, la mentira sin pudor, la mentira que no importa. Los falsarios que alardean de honestidad, los troleros que no depuran responsabilidades. La desidia cívica, el letargo ante la corrupción rampante. Los lamentables espectáculos. Las descarnadas peleas. Los odios cainitas. Las deslealtades. La bochornosa servidumbre, el pánico a la crítica o discrepancia. Los intereses corporativos, el clientelismo. Esta plaga. Ya está bien.
De una vez ya la política como canal de discusión, acción, solución, y no de colocación de los acólitos y palmeros. De una vez ya acabar con el monólogo mediático de los gobernantes que no distingue entre opinión publicada y opinión pública. La política como formulación de problemas y no como máquina de ocultación de los mismos a mayor gloria del jefe. La política como representación de la ciudadanía y no como un club privado de listas cerradas. El control de la financiación de los partidos, la necesaria transparencia en los dineros públicos, la limitación del tiempo dedicado a la política. La prohibición de que el mismo que cobra se fije sus propios emolumentos, sus dietas de viaje y comida, sus escandalosos planes de pensiones. No a la política como empresa, no a la rapiña de los fondos públicos, no a la alteración del mercado.Y basta ya, por supuesto, de los estudios de opinión para basar una decisión esencial en las mayorías, ese populismo obsceno, ese cáncer casi pornográfico que asola la democracia. Sofisma, artificio, demagogia, superficialidad, simpleza de fácil consumo masivo, galvanización de colores chillones y baratijas ideológicas, esquematismo faltón. La banalidad, la bagatela. Esta ciénaga. La política pop…

36 comentarios:

Tineo dijo...

Pero Ignacio, este retrato al fresco que describes no es nuevo, a esta situación se ha llegado después de mucho tiempo, de muchas “líneas rojas” superadas. En la consolidación de este “estado” tenemos culpa los ciudadanos por mirar siempre hacia otro lado.
El problema no es lo que describes, sino el que hacer a partir de este diagnostico.
La sociedad civil ha sido desmovilizada totalmente. ¿Esperamos dos años mas y votamos…….a quien?
Estábamos muy calentitos durmiendo bajo el edredón de nuestra supuesta riqueza, lo que nos daba una impresión de política “a la italiana”, que ahora que nos hemos quedado al aire nos estamos pelando de frío.
Como decía Goethe:
“La libertad, como la vida, sólo la merece quien sabe conquistarla todos los días”
Creímos que un sistema formalmente democrático traería por sí mismo sin esfuerzo, libertad, igualdad, riqueza, ……………………..y aquí estamos.
La pregunta es (como los recién licenciados) ya ¿y ahora qué?

Ilsa dijo...

¿Existe diálogo entre los Partidos
Políticos?. Rotúndamente,NO.Hablan pero no se escuchan.Se puede pensar diferente pero respetándose, aunque esto para algunos, es pedir demasiado.La mayoría de las veces, la política pierde las formas y salta la crispación,de esta manera vemos los circos que montan.
Los partidos políticos, se gastan millones en medir la intención de voto, pero no en entender o comprender lo que opinamos los votantes.
Hay confusión entre imagen y valores.Damos más importancia a la fachada que a lo que hay detrás, esto nos lleva a algo muy habitual en nuestra sociedad actual, una falta de objetividad y sentido común.

Dar dijo...

Ojalá se pelearan (verbalmente, claro) de verdad, ojalá verdaderamente hubiera opciones alternativas que ofreciesen respuestas distintas y compitieran entre sí (o "se pelean") para convencer a los ciudadanos sobre las ventajas de sus propuestas.
Me gusta tu término de "política pop", caracteriza muy bien la política actual en la que hay poca "pelea" (de ideas y propuestas) de verdad y "pelea sobre nimiedades", mucha cortina de humo para ocultar el poco poder que les queda a nuestros representantes en realidad, ya que cada vez más los que decien de verdad son los representantes de las fuerzas económicas a los que nadie vota ni controla.

IGNACIO DEL VALLE dijo...

Todo lo que decís es santa verdad. El retrato me surgió a vuelapluma, un ataque de mala hostia después de ver la comparecencia matinal de nuestro presidente y las respuestas de la oposición. ¿Por qué no hacemos una convocatoria en Facebook y que no vaya a votar ni dios? ¿Tenéis más ideas?

Dar dijo...

Preciosa cita de Goethe, Tineo.

Dar dijo...

Nacho, pero ¿no es la pasividad y la inacción precisamente lo que quieren conseguir? Me parece que para llamarles la atención habría que hacer algo más que no aparecer a la cita (electoral, jaja)...No sé, manifestarse, implicarse en el asociacionismo local, etc. En el pasado, así se consiguieron muchas cosas de las que nos seguimos beneficiando hoy en día. Habría que pensar en algo así, creo yo, para cumplir con lo que decía Goethe (y Tineo nos recuera sabiamente).

Ilsa dijo...

Me fascina la forma de pensar de la Grecia Clásica , allí, tenían una forma de votar bastante curiosa.Os cuento: se emitía un voto para el político al cual querian desterrar,los votos se escribía en "ostraka" (jarras rotas),de ahí la palabra ostracismo.Si ningún político recibía más de 6.000 votos todos se quedaban,si uno recibía´más de 6.000, era desterrado.Quizás sería una buena forma de votar, que se quedaran los que realmente están haciendo las cosas como corresponden.
un saludo.

Juan Carlos dijo...

Ilsa tu propuesta es interesante pero ¿con quién nos quedamos?
Ante un panorama como el que tenemos resulta muy dificil tomar una decisión. Por un lado desde el gobierno recibimos mentira tras mentira mientra que, por otro, la oposición guarda un silencio absoluto.
Está claro que muchos españoles están pidiendo unas nuevas elecciones, anticipadas. También lo hacen desde el exterior, aunque esto no importe a ZP, que es capaz de recriminarles que lo critiquen advitiendo, con su pomposa dialéctica y su tremenda cara dura, que España va por buen camino y alcanzará la gloria muy pronto, pese a quien le pese, y que estaremos a la cabeza poco menos que del mundo, y que nuestra economía es "sólida aunque personas ajenas a España no lo vean igual", como dijo en EEUU ante la perplejidad de los oyentes. Lo malo es que el único partido que puede quitarle el poder no se atreve a hacerlo, no pone lo que hay que poner, en determinadas situaciones, encima de la mesa y luchar por evitar que sigamos inmersos en la miseria más profunda y preocupante que no ha tocado fondo. Ni mucho menos.

El Partido Popular se está abotargando lanzando recriminaciones por doquier, pero sin hacer nada, sin dar soluciones -no vaya a ser que se las copien-, sin intentar por todos los medios sacarnos de este infierno en el que vivimos. ¿A qué esperan? Ya sé, como los otros: a vivir del cuento, de sus sueldazos A y más, o con más, y a tener derecho a la jubilación tras siete años de cotización supuestamente sirviendo a los españoles que los votaron. El pueblo, harto de hambre y miseria, entretanto, vive abrumado por ello y porque, encima, se pretende que su edad de jubilación aumente hasta los sesenta y siete años. Treinta y cinco años se habrán de cotizar para que te quede el cien por cien -si es que hay, finalmente; que a lo mejor no-. En cambio, a ellos, con siete años les basta y les sobra, digo yo que será por el estrés constante al que estarán sometidos. Y no hablemos de su retribución; nada que ver con la mileurista, la de la inmensa mayoría que aún la tiene.
Sin duda los ciudadanos hemos de tomar cartas en el asunto, no podemos continuar parados viéndolas venir. ¡HAY QUE ACTUAR YA!

Begoña dijo...

La entrada te quedó genial, cabreado o no refleja la pura verdad y un redactado para nota.
¿Ver comparecencia matinal? uff, tremendo delito, yo con la política hago como con los programas del colorín, si asoman los quito.
¿A quién votar?, sinceramente no hay a quien que yo vea en el ancho horizonte. Por eso me da lo mismo que se tiren de los pelos o se insulten, paso de ellos tanto como ellos pasan de mis problemas reales como hacer la compra todos los días con el dinero que cobro (que cobra mi marido) a fin de mes.
A la hora de votar votaré por algún partido perdido al fondo de la estadística si es que voy.
Me tienen frita, la verdad, y más que política pop creo que es show de marionetas.
Saludos.

Dar dijo...

Me encanta como estando cada uno en un punto distinto del "spectrum" político, coincidimos en muchas cosas ;-)

rodericus2009 dijo...

"Los politicos y los pañales tienen que sér cambiados con frecuencia y ambos por la misma razón"
( George Bernard Shaw )

Esa sensación de hartazgo que tienes, la comparto yó también despues de escuchar el resumen del pleno de la cortes de hoy.
Nunca habia visto tanta incompetencia y mendacidad sentados juntos en tan pocos metros cuadrados.
Y aquí, en el "corner catalán", ni te cuento. El consejero Maragáll tuvo un ataque de sinceridad el otro dia, y se ha pasado una semana pidiendo disculpas. Los catalanes no estamos fatigados del tripartito, no, estamos HARTOS.
Solo se me ocurre presentár una abstención masiva cuando toque ír a votár, porque alternativa a lo que ya tenemos, a la vista no la hay.
Entre un gobierno sin ideas ni critero, y una oposición que practica el "cuanto peór, mejór", no tenemos esperanzas. ¿A que aspira Rajoy, a gobernár entre ruinas?.

neville dijo...

Todos estamos hartos del juego, del juego en el que solo somos marionetas que de forma burda se manejan para lograr que los de siempre consigan lo mismo de siempre.
¿Y contra esto que queda?.No lo llamemos desencanto ya que así ya se llamó antes. La Universidad tantas veces crisol de ideas y "movidas" de todo tipo es actualmente un solar que solo se llena de botellas y vasos de plastico cuando toca y cada vez toca mas a menudo.

¿Contra esto que queda?

A lo mejor es el momento de ser jugadores y no solamente jugados.

Saludos
Semper in excretum

M.A.V. dijo...

La crisis, la crisis,... que palabra tan de moda hoy en día, la utilizan los políticos, la utilizan las empresas, los ciudadanos,...vamos es la palabra del año, bueno de los últimos tres años, que pena que no estuviese tan de moda cuando nos repetían hasta la saciedad desde sus púlpitos del Congreso ¡España va bien! y todos los mileuristas y los que no llegaban, pidiendo hipotecas para comprarse piso, coche,... ¡y venga alegría! que para eso España va bien, fíjate que lo dice nuestro Presidente que es un señor que se saca fotos con los pies encima de la mesa del Presidente de E.E.U.U. Pero en ningún momento, la gente se paró a pensar que las deudas que contraía eran a treinta años, nadie se paró a pensar que cuando la patata caliente de la construcción explotáse, tras de sí dejaría un país con su clase media endeudada hasta las cejas, mientras esos que nos decían que todo va bien y que crearon en la ciudadanía el espejísmo y la necesidad de tener lo que no se podían permitir estaban llenándose los bolsillos (véase los ejemplos de corrupción en Ayuntamientos, sin hablar de los bancos, la especulación, etc...). Y ahora yo me pregunto ¿quién es más culpable el que engaña o el que se deja engañar cegado por su soberbia clasista de "tengo piso propio, un buen coche, y un caballo en el jersey"?. Las consecuencias de esto que estoy contando, de sobra son conocidas por todos. Política pop para una sociedad consumista, superficial y carente de capacidad autocrítica. Transformaste los sentimientos de muchos en palabras, gracias. Un saludo.

Begoña dijo...

Por cierto, yo que no sigo la política porque me sale vocabulario de camionero y les deseo cosas malas a todos ellos cuando hacen lo que hacen por la clase obrera que es subir impuestos, abaratar despidos y hacer baremos para que la pensión sea más precaria y etc etc.
Vamos que no los sigo porque me vuelvo mala gente y no me gusta. Soy así de simple. Y ya me torturo haciendo cuentas el mes entero cuando las matemáticas se me dan fatal de toda la vida.
Pues bueno eso de la ley "con carácter retroactivo" me tiene en un ay, porque de pronto tienen una barita mágica que les hace omnipotentes como el mismo Dios.
Pues yo digo que ya que han sacado esa ley tan maja, que es como la vara del tío la vara de José Mota...¿porqué no la aplican a todos los políticos que se han metido el dinero bajo la manga?
Yo no sé nada de economía mundial, o de política, de tratados de historia ni de como comenzaron las guerras y terminaron, todo eso me deprime un montón _soy así de simple_ porque sé que en todo ello no está la solución a mis problemas de ahora mismo.
Pero tener de pronto todo el dinero que se birló en el país, todo junto y bien administrado ( si no no serviría para nada al obrero que el el continuamente apaleado) nos sacaría de la crisis en ya mismo.

Digo yo, ¿Y si como los niños se conectasen todos por Internet en vez de tanta comparecencia con el gasto que trae y se dejan de tanto coche oficial, ropa de diseño y viajes aquí y allá para no resolver nada de nada?
Total para insultarse un poquito están más cómodos en la intimidad de su casa en pijama y bata concentrados en la pantalla con sus emoticonos bien chulos.Sería otra medida anticrisis buena de verdad.
Este era el argumento de un cuento que empecé un día en pleno cabreo, un niño rico y pijo hijo de presidente que se chulea de todos al llegar a clase en coche oficial porque tiene que ir al colegio público del pueblo. Llega la crisis, a su padre le dan un pisito de 30 metros cuadrados y sólo hay reuniones o visitas a otros países vía internet.
La idea era buena, pero incluso en el cuento me envenenaba la política y lo aparqué. No soportaba a ese presidente...
Siempre me voy por las ramas lo se, pero me gusta escribir que no veas.

Begoña dijo...

Por cierto echo de menos los telediarios de mi niñez. Aquellos que si estaban manipulados no se sabía. Ahora no tengo telediarios que ver, me hago mayor y prefiero a los Simpson...
Ya, ya lo sé.

Juan Carlos dijo...

Me permito dejaros este fantástico análisis de Francisco Velasco:
"El problema es recurrente. Allá por donde pises, allá por donde hables, allá por donde frecuentes, el tema surge inevitable. A dónde va la economía española. Es el problema como tema y el tema como problema. A dónde va.

Uno ha manifestado, quizás con reiteración, su opinión al respecto. Todos los análisis sobre el particular desembocan en el mismo charco. Elecciones. Antes de tiempo, sí, pero convocatoria a las urnas. El gran hacedor de la crisis es Zapatero. Puede que quiera salir de ella, pero no sabe y/o no puede. A tal extremo llega la complejidad del litigio, que la incertidumbre se apodera de los ciudadanos y nos preguntamos si hay remedio.

Si lo hay, cómo es posible que el Gobierno del PSOE no ponga manos a la obra y recupere la credibilidad perdida. Porque no puede. Y porque no puede, prefiere pasar por ignorante. Zapatero es prisionero de sus sindicatos de cabecera a los que entregó su ideología. Es cautivo de sus socios separatistas a los que otorgó la llave del independentismo. Es rehén de su mitomanía trasnochada en la era de la innovación científica y tecnológica. Es víctima, en fin, de su propio ego. Con tales lastres políticos, es imposible que el problema económico pueda ser resuelto por quien es impotente para solucionar su propia empanada mental y ética.

Curioso. Impotencia del gobernante en la prepotencia del líder que fantasea ser. Complejos de sublimación que se encarnan en la misma persona. Impotente para inspirar confianza al mercado, y prepotente para lanzar mensajes de vanidad dominante. Impotente para cortar el desastre de la destrucción de empleo, y prepotente para avivar el fuego aniquilador del paro. Impotente para oponerse a la gran banca, y prepotente para despreciar a las pequeñas y medianas empresas. Impotente para frenar la sangría de la deuda pública, y prepotente para aconsejar a los demás sobre cómo dejar atrás la recesión. Impotente para impulsar la reforma laboral, y prepotente para advertir brotes verdes donde no hay sino cardos borriqueros. Impotente para rodearse de un equipo ministerial eficiente, y prepotente para elevar a la categoría de ministros a quienes ni siquiera superaron el Bachillerato. Impotente y prepotente a la vez. Oposición de contrarios que, en su caso, no generan movimiento progresivo sino regresión móvil.

La duda económica es el gran manto que nos sume a todos en la oscuridad invencible. No se trata de una duda cartesiana. Nada de eso. No es la duda metódica que parte del rechazo a la verdad de una cosa mientras no se la conozca con evidencia. En absoluto. No es la duda que persigue hallar una verdad a partir de la cual edificar el conocimiento. Ni hablar. La duda económica de Zapatero es existencial. Sabe que existe pero no tiene claro quién es. Al mismo tiempo cree ser un santo y se siente un iluminado. A la vez sostiene ser un líder del pueblo y un marginado de la tiranía. Un ácrata y un dictador. Un intelectual y un ratón de biblioteca.

La duda económica es su duda personal. Su contradicción humana, que ni siquiera, -ya le gustaría-, bebe de la dialéctica marxista. La duda que alimenta la incertidumbre. La ausencia de certeza que infla la desconfianza. La retirada del crédito que impide ver el final luminoso del túnel interminable.

Zapatero debe dimitir. Ojalá, una vez fuera del Gobierno de España, se encuentre a sí mismo. Hago votos por que así sea. Y pido que los votos de los españoles se pongan en movimiento si, por arte de magia, Zapatero se desprende, si no de su duda, de su soberbia. Las elecciones son improrrogables. A partir de ahí, la duda económica se disipará. Como tantas otras dudas.

Nadie me cite a Aristóteles: "El ignorante afirma, el sabio duda y reflexiona". En Zapatero no se produce el segundo término de la proposición final. No reflexiona."
Un saludo

Ilsa dijo...

Los políticos viven en un mundo paralelo y la sociedad en el real:
Siempre los "dos grandes partidos políticos", de este País gozan de una gran ceguera, se critican mutuamente en vez de buscar soluciones.Haber cuando abren los ojos y se dan cuenta de que hacer oposición, sin proponer soluciones, o al menos intertarlo, no vale de nada.Simplemente es un mero interés político o personal.
Pero por otro lado pienso, que sigue habiendo gente honesta, que no persigue fines personales como el poder o la riqueza con malos propósitos.Cada una debe de participar en lo que pueda, hay que ser activos e involucrarnos en lo que cada uno crea conveniente y dejar,a veces, de quejarnos tanto desde un sillón o desde la silla de un bar...Así la situacion no cambia. Seré una soñadora, pero creo que todavía las cosas se pueden cambiar.

Tineo dijo...

Tengo para mí, que desde hace tiempo vivimos en el mundo de Peter Pan, queremos seguir siendo niños, seguir siendo irresponsables, vivir solo el presente, el futuro que lo diseñen nuestros padres (los políticos), a nosotros nos toca enfadarnos, gritar y patalear, si no nos dan lo que queremos (votar cada cuatro años).
Nos creímos que eso era la democracia, no el gobierno de TODOS y para TODOS, no.
Como no nos hacíamos responsables, co-responsables, les permitíamos algunas “alegrías”
Según un estudio de Ernst & Young (2009), en España el 38% de los directivos de grandes empresas ve aceptable sobornar a clientes para mantenerse en el negocio, nos parece aceptable “un cierto nivel de corrupción” para que la máquina siga “engrasada”.
Pero la máquina se ha parado y esa corrupción afecta a todos.
Ahora ponemos el grito en el cielo……….delante del televisor, en la barra del bar, …………..¿que hacemos? ¿Qué podemos hacer? Pues esperar dos años, y madurar………..los padres no siempre, tienen, quieren, pueden darnos la solución.
El/los gobiernos “compran” la opinión publicada y pasa a ser la opinión pública.
Podemos empezar ahora mismo a madurar socialmente? Pues depende…..alguien pertenece o conoce a alguien que pertenezca a algún tipo de “movimiento social”, como asociación de vecinos, de padres de alumnos, sindicato, asociación profesional, ong, de consumidores, de coleccionistas, ……………. etc? Porque si muestra acción social tiende a cero ¿Cómo podremos influir en las personas de nuestro alrededor? Me temo que en los tiempos del franquismo había más conciencia y acción social que ahora.
Claro que este camino necesita de muchos años, porque llevamos desde el 1981 descansando, lo que perdimos no se recupera.
Así que ¡animo! Y sino a jo…..


P.D. Dar gracias por el cumplido.
Ilsa de acuerdo contigo en la participación.

Anónimo dijo...

Dijo Jovellanos que los pueblos tienen los gobiernos que se merecen. Curiosamente, los votantes no se sienten responsables de los fracasos y errores del gobierno al que han votado. Quizás entonces la única esperanza que le quede a este país no esté tanto en dar paso a otros mediocres en el gobierno, sino en que el pueblo tome conciencia de su capacidad para echar del gobierno a todos los mediocres y de su enorme responsabilidad en esta tarea, porque de ella depende su futuro.
Totalmente de acuerdo con la acción y la participación.

Juan dijo...

Trascendencia o nihilismo? Lo uno un coñázo o lo otro el suicidio. Donde he oído esto antes? Como podemos dejar llevar por este pesimismo anacrónico y miope? Es que aun no hemos entendido en que consiste la economía capitalista salvaje por la que hemos optado en esta hiperprivilegiada parte del mundo? Aun no hemos aprendido que en las democracias, la calidad de la política es directamente proporcional a la del ciudadano? Que el mensaje político se diseña pensando en las capacidades de la ciudadanía? Que las sociedades tienen el deber moral de saber y conocer sus enfermedades, sin esperar que los políticos se la expliquen? Las criticas seudopoliticas que ultimamente se prodigan solo revelan hasta donde los ciudadanos hemos hecho dejacion de nuestras obligaciones, como pasa a los puberes solo nos hemos centrado en nuestros sagrados derechos.

IGNACIO DEL VALLE dijo...

Buena memoria. Sigo reiterándolo, y sigo optando por el optimismo. También sé mis derechos, uno de ellos es que no me engañen, así como estoy al tanto de mis obligaciones, y una de ellas, entretanto se cambia el modelo, es quejarme. Para que quede claro que sé cuándo está lloviendo y cuándo me están meando. Si fuese pesimista o nihilista haría tiempo que tendría cerrada la boca. Pero hay solución.

Begoña dijo...

Yo también estoy de acuerdo en la actuación, lo que sucede es que tengo memoria y ni el mandato de Gonzalez, ni el de Aznar, ni el actual me gustan. Ni Rajoy, y sucede que izquierda unida tiene algo muy concreto en su programa que tampoco me gusta.

Cuando mi hijo nació en el seguro le tocó un pediatra algo mayor que era una maravilla, mi hijo jamás tuvo un problema de salud. Al nacer mi hija siete años después pilló un leve catarro, la pediatra que entonces me dieron se rió de mí y me envió a casa por dos veces, hasta que la cosa se hizo muy seria.
Cuando mi hija tenía mes y medio busqué en la guía telefónica al otro pediatra y llamé a su casa a las siete de la mañana rota de dolor, fue muy amable pero lo dejé frío porque al preguntarme qué sucedía le dije: Tengo una hija de mes y medio y me llevo acordando de usted desde que nació, le aseguro que si a mi hija no la ve un buen pediatra se muere.
Por suerte consultaba en el seguro doscientos metros más allá de mi ambulatorio, me dio cita a primera hora y me arregló los papeles para tenerle de pediatra.Por teléfono no me ubicó, al verme sonrió porque soy una madre asustadiza. Miró a la niña y me dijo: No debería decírselo pero su hija está tan mal como me dijo y peor. En tres días estará nueva, pero algo de esto le quedará sin que podamos hacer nada.
Y quedó, mi hija usa inhaladores de toda la vida por ese catarro mal tratado a los quince días de nacer, y estoy segura de que si hubiese buscado a ese pediatra cuando nació hoy estaría tan sana como una rosa. No me quejo,es mi verdad.

Es muy importante actuar, y yo actuo SIEMPRE, pero ante la realidad política que veo sólo se me ocurre un modo de actuación, y es que un buen especialista en economía y trabajo gobierne.
Que alguien me lo de y a lo mejor me engancho a la comparencencia matinal y a los telediarios en vez de deprimirme por lo que oigo, lo que me cuentan y lo que veo, que no siempre coincide...
Por cierto todos habéis dejado buenísimos comentarios. Saludos

Juan dijo...

La solución, admirado Ignacio, -obviamente a mi humilde entender- es posible que pase por -esas dos palabras que tanto gustas utilizar- OPTIMISMO E IMBRICACIÓN. Optimismo, para reconocer lo mejor de nosotros, nunca España fue tan poderosa, tan rica, tan igualitaria, tan democrática..., otra cosa es que vivamos en los Mundos de Yupi o como hace unos años jugáramos a Capitan America, cuando vivíamos con pisitos de A MILLÓN DE EUROS Y CAYANNEs por doquier. Imbricación, para reconocer que la realidad no es que sea compleja es que es mixta, que el Mal convive con el Bien, que como decias, hace unos dias en la Tele, no es posible "cortarlo" y presentarlo "en cartón piedra", que nuestros Demonios -lo nuestros como los de Berlin- conviven con nuestros Angeles, que igual son la misma persona; que la Verdad -nuestra verdad-, a la que aspiramos explicar en nuestros comentarios, convive con la Mentira. Que si no sentimos engañados, puede ser que sea por que nos estemos entreteniendo con un Juego de Elitismo insustancial; que puede que creamos, nos inviste de un respetable traje intelectualoide sin mayores pretensiones, para no llegar a caer en la pedanteria. La solución pasa por tener la VALENTÍA, con mayúsculas, para aceptar lo bueno de nuestra política patría y descatar, extirpar lo malo, y hacerlo desde dentro...nunca tuvimos mayores posibilidades y mejores armas; no hacerlo desde poltronas y atalayas lejanas y evanescentes. Imbricación y Optimismo, Implicación y Valentía. Como la de aquellos que no dudan en cojer la patera para mejorar sus expectativas, a riesgo de pederlo todo; la Esperanza conquistada desde nuestra Realidad, no desde la Ficción. Podemos incluso elegir un Aterrizaje Suave, tenemos ese privilegio, pero después en tierra no queda otra cosa que la guerra, y la guerra no es que sea "bella má incomoda", sino que puede ser aburrida, y si te aburres estas muerto. Los juegos florales no son más que eso, la realidad puede ser tan poliédrica como aburrida, y en el mundo, nuestro mundo de ahora, dirigido al entretenimiento y al ocio, a la imagen y al exhibicionismo, parece que no es su mejor terreno de juego. EL TORO ESTÁ EN LA PLAZA, Y PARA SABER POR DONDE DERROTA SÓLO HAY QUE SALTAR AL RUEDO. YA SE, QUE SOLTAR EL PURO HABANO Y EL COMENTARIO DOCTO O EL HATILLO Y EL MIEDO, CUESTA, Y CUESTA MUCHO; PERO "MÁ CORNÁA DA LA JAMBRE".

Juan Carlos dijo...

Desafortunadamente a día de hoy el PESIMISMO es una realidad, nos guste o no. Nuestro deseo es ser optimistas, ojalá todos pudiéramos serlo, pero las circunstancias y el día a día son otros.
¿Miopía? Deberíamos preguntarles a los casi 5 millones de desempleados. Mucho me temo que su visión no es tan optimista, más bien cruda pero es la REAL.
Todos sabemos que en DEMOCRACIA la forma de gobierno, teóricamente, se basa en las decisiones colectivas son adoptadas por el pueblo mediante mecanismos de participación directa o indirecta que le confieren legitimidad a los representantes. Por lo tanto, la democracia es una forma de convivencia social en la que los miembros son libres e iguales y las relaciones sociales se establecen de acuerdo a mecanismos contractuales.
No obstante, la realidad es otra: el ejercicio del papel de político busca satisfacer deseos egoístas e individuales, cuando se persiguen oscuros intereses, para obtener un provecho en toda actuación. En la política. Esta es la peor distorsión del ejercicio de la política. El comienzo del milenio presenta singulares personajes que se organizan para bastardear los fines de la actuación política. Los llamados "politiqueros" debido a los fines que persiguen con su actividad pública, son el cáncer que corroen LA DEMOCRACIA, saturando el ambiente con mensajes deterministas, desalentadores y negativos, mediante los cuales crean el falso concepto que la actividad política es de la exclusiva orbita patrimonial de la minoría privilegiada.
El verdadero político es un ser honesto, comprometido en la construcción de una sociedad justa, equitativa, participativa y respetuosa de los derechos humanos. Cuando se busca el desarrollo y el fortalecimiento de una sociedad que garantice la vida digna basada en el respeto, se construye y vive LA DEMOCRACIA. El politiquero es un destructor de ideologías, destructor de LA DEMOCRACIA, para él no existen las personas, cuentan la cantidad de votos que cada individuo representa. Esta clase de personas son los señores de la guerra, se presentan como líderes de la Paz, siendo impostores, especuladores o bufones que destruyen LA DEMOCRACIA con la acción que pueden hacer desde el poder que ha sido recibido del mismo pueblo. En esta forma se favorecen las grandes empresas transnacionales o multinacionales que financian las campañas políticas y la compra de conciencias con el fin de lograr el saqueo sistemático de los recursos naturales.
Hoy en día parece que hay miedo a “decidir”, tomamos el camino fácil y simplemente dejamos que las cosas avancen, esperando que sucedan o se den en forma natural.
Este no decidir es aprovechado por los "magos" de la politiquería que se valen del temor a decidir para imponer sus propias opiniones, fortaleciendo el paradigma de control social, clímax de una desalentadora acción que se hace presente en frases como: "No hay por quien votar ", " todos son iguales "…
CONCLUSION: En democracia el ciudadano debe ejercer su derecho de EXPRESION, para bien o para mal.

Begoña dijo...

Decir que a este pediatra lo cambiaron de ambulatorio de un día para otro. Y que solo él me dijo que había ido sumando a su consulta a sus anteriores pacientes a medida que fueron llegando hasta él desde la otra pediatra.
Resultó que ella sí tenía consulta particular (el otro no), y escuché montón de veces lo buena que era. ¿Buena en comparación a qué? me preguntaba en silencio ante una madre muy segura de lo que decía. (otras veces rebatía sin éxito, según la ocasión) Y sí, cuando un niño está sano cualquier pediatra sirve, esa es la cruda verdad.
El pediatra se jubiló cuando mi hija tenía siete años. Yo escuché de siempre sus roncus como se oye una música estridente. Él se sorprendía porque el estetoscopio apenas dejaba escuchar lo que para mí era un ruido tremendo que me despertaba en plena noche desde otra habitación. Y sonreía ante mi sexto sentido sin saber que lo tengo, y mucho.
Cuando este hombre me dijo que se iba a jubilar y que no tendría consulta privada me entró el pánico, entonces sonrió y me dijo que estaba dispuesto a atenderme en el teléfono de su casa siempre que yo quisiera y que vería a mi hija si en algún momento lo necesitaba. Eso me tranquilizó muy mucho.
Pensé en hacerle un regalo, pero entendí que no hay regalo para alguien que te devuelve a una hija que casi no tienes.
Algunas veces lo encontré en plena calle y lo saludé, un saludo sincero que siempre me demostró que su regalo y el mío aquella mañana en que lo llamé fue el mismo, porque para un pediatra de verdad no hay regalo tan grande como el latido de un niño.

IGNACIO DEL VALLE dijo...

Lo que hay que hacer es recoger unos cuantos millones de firmas y empezar a proponer reformas. De todas formas el mero hecho de estar aquí hablando de ello, siendo conscientes de la situación, ya es una derrota para los malos. Y, sinceramente, hacía tiempo que no veía tanta unanimidad en los medios, eso también es algo.

Tineo dijo...

Ignacio, que nos estaban meando encima era obvio, pero como nos daban pan pues “a mi plim”. Solo era cuestión de tiempo que se acabara el pan, pero dado el poco recorrido y la memoria democrática que tenemos en España, la sociedad se ha comportado como el adolescente “carpe diem”.
Desde luego no, porque no tengamos malos antecesores intelectuales:

“La civilización no dura porque a los hombres sólo les interesan los resultados de la misma: los anestésicos, los automóviles, la radio. Pero nada de lo que da la civilización es el fruto natural de un árbol endémico. Todo es resultado de un esfuerzo. Sólo se aguanta una civilización si muchos aportan su colaboración al esfuerzo. Si todos prefieren gozar el fruto, la civilización se hunde.”.
José Ortega y Gasset.

Todavía recuerdo que en las últimas elecciones, alguien de mi entorno (encina economista con una gestoría), opinaba en voz alta que el votaría al partido que le ¿¿¿¿¿¿¿¿regalara????????? mas dinero ( por lo de los 400€).
Yo, de momento no veo solución, seguimos esperando, como hace mi hijo adolescente, que cuando mete la pata, papá se lo arregle, vale que me de la charla pero que lo arregle.

Como decía un anónimo anterior (un hallazgo)

“Los votantes no se sienten responsables de los fracasos y errores del gobierno al que han votado”.

No veo, de momento ni caldo de cultivo, ni masa crítica suficiente para que la solución, mas allá de intentar reflejar en los demás la culpa que a cada uno nos corresponde, aparezca.
Quizá unos meses más, por Junio o después del verano cuando en las elecciones catalanas se proclame la independencia (la propondrá el PSC ya veréis), entonces quizá………..o no……..

IGNACIO DEL VALLE dijo...

Lo del regalo de 400 me ha llegado al alma.

Begoña dijo...

Aclaro que el hecho de que mezcle salud y política, es que a veces el cambio de mandatarios acarrea cambios sociales sin que nadie nos lo advierta.

Ilsa dijo...

El mundo es muy grande y la verdad es poca, por lo que hay que tener cautela, a la hora de pronunciarnos sobre algo. Pasamos de la euforia al pesimismo,y a la inversa.La opinión política de los ciudadanos, a veces por desgracia, cambia de la noche a la mañana, y después se nos queda "la cara de tonto del que se ha pasado de listo".
Vivimos en una era de "pensamiento veleta", y hay gente que vive al ritmo de los vencedores para no perder el compás.Tengamos más criterio.

Aunque soy recien llegada al blog, me gustaría, decir que estoy muy contenta de haberme decidido a participar y que estoy aprendiendo muchísimo de todas vuestras opiniones.

un saludo.

neville dijo...

Hoy he visto ( por la tele) cosas que no creeriais, he visto crear una comisión para salvar a España, he visto presidirla a un individuo al que denominan Zapatero ( cuando antes es Rodriguez), he visto a la vicepresidenta primera acusar a un expresidente del gobierno de perjudicar la recuperación económica de este pais por dirigir un gesto con su dedo corazón a los que le abucheaban.

Afortunadamente he despertado, en la tele estaban dando deportes, un señor orinaba a otros desde una grada de un campo de futbol, he vuelto a cerrar los ojos y he pensado que todo era una ensoñación fruto de mi cansancio, al volver a abrirlos todo habia vuelto a la normalidad en TV estaban dando anuncios maravillosos y me he tranquilizado, de nuevo estaba en el mundo real.

Saludos

rodericus2009 dijo...

Veo que todos somos más ó menos unanimes en el dagnostico de como hemos llegado a esta situación desatrosa.
Pero también tenemos que reconocér nuestra parte de culpa en este estado de cosas, ya sea por acción ú omisión.
Hemos delegado nuesra participación en la politica votando cuando toca en las diferentes convocatorias, y esperando que los eléctos solucionen nuestros problemas como si fuese la carta a los reyes que escribiamos en nuestra infancia, en la esperanza de que nos trajesen todo aquello que pediamos.
Pero la distancia que separa los despachos oficiales de la realidád es muy grande,eso sin contár que se nos cuele en el sistema algún indeseable que aproveche el mandato para solucionár sú vida y la de sús descendientes.
Tenemos que promover una reforma de las leyes electorales, que contemple en primér lugár listas abiertas. Que cada cuál pueda votár al candidato que más le convenza fuera del "paquete" que nos ofrecen los partidos.
Eso obligaria a los candidatos a hacér una campaña más próxima a la ciudadania, teniendo que explicar más claramente cuales son sús propositos una vézen el escaño.
En segundo lugár, nada de diputados provinciales, diputados por cada distrito electorál, al estilo inglés. Que cada vecino sepa claramente quién es el que tiene que defendér sus legítimos intereses en el congreso, parlamento autonómico, o consejo municipál, porque la única manera de pedír cuentas, es sabér a quién exigirselas. porque así sabrán que si las cosas no funcionan debidamente, sú poltrona peligra.
Si álguien quiere recogér la idea y hacér campaña por este asunto, me ofrezco a promoverlo desde aquí y trabajár para llevarlo adelante.

Dar dijo...

Un comentario muy concreto:
el sistema electoral en el que "the winner takes it all" me parece malo, ya que aplasta opiniones minoritarias, les impide desarrollarse poco a poco y convertirse en mayoritarias, y en la práctica sirve para fortalecer el bipatridismo. El bipatridismo a lo mejor no es malo por sí, pero me resulta muy peligroso cuando los partidos se parecen tantísimo en su actuación en lo económico como los republicanos y demócratas en los EEUU, o como el PP y el PSOE en España, o como los torys y los labouristas en el Reino Unido. La gente se desanima si ve que voten al uno u al otro, el dinero de sus impuestos se lo llevarán los bancos ;-)

Dar dijo...

Los periodistas tampoco ayudan:
Al hartazgo y a la decepción e la gente con la política también contribuye la prensa. Esta semana, ha sido el ABC (que hace tiempo era un periódico conservador serio y digno) el que ha dado una muestra del periodismo vergonzoso.
El periódico lleva días manipulando y haciendo chistecitos para ridiculizar a la ministra Aído. Como si de un escándalo se tratara, sacan un titular de que la ministra se gasta x euros en un mapa de excitiacón sexual de clítoris. Muchos ciudadanos que vean el titular dirán: "qué horror, qué políticos, qué feministas más locas, para esto estamos ahora" etc.
Pues amas y caballeros, se trata de un proyecto de investigación internacional en el que participan entre otros investigadoras e invetstigadores españoles (de la UCM) y estadounidenses y cuyo objetivo es devolver cierta sensibilidad a las MUJERES QUE SUFRIERON LA ABLACIÓN femenina, es decir la MUTILACIÓN GENITAL.
¿Nos echamos unas risitas?

rodericus2009 dijo...

Dar, un ejemplo de parlamento con representación de partidos minoritarios es el de Israél, con partidos de minorias ultrareligiosas que rayan lo "friki". El resultado son gobiernos débiles e inestables incapaces de afrontar lo serios problemas que tienen.
Y aquí tenemos un partido con solo 10.000 afiliados ( ignoro cuantos está al dia con las cuotas ) que con sús obsesiones nacionalistas de barraca de feria está provocando un daño tremendo a la confianza en el sistema. Habria que buscár un sistema equilibrado, ni bipartidismo ni "olla de grillos" a la Israelita.

Begoña dijo...

Ya dije que a mi hijo le encanta seguir día a día la política y luego venir cuando yo escribo en mis mundos paralelos ( algún amago de novela) y tirarme a la cabeza las últimas noticias siempre deprimentes por cierto para un país en crisis.
Pues lleva como un mes dándome la paliza con que vea con él una película del cinetube, esa cosa política que te corta la película a la mitad para ver si la compras. Después de las veces en que el vídeo me grabó una peli por otra o me cortó el final, ver una en dos veces es un chollo.
La película era "Cadena perpetua" y con semejante título me resistí a morir.
Pues la vimos en dos veces y refleja lo que es la política a la perfección, bueno la corrupta. El valor de la inteligencia y de la esperanza. Me encantó. Sin duda es una de las mejores películas que he visto y ha sido un momento de esos madre hijo francamente inolvidable.
Pregunta: ¿Quien podría conocerte mejor que alguien que ha hecho tres mil piruetas dentro de tu tripa?