Joe Frazier. In memoriam 1944-2011

| miércoles, 9 de noviembre de 2011 | 17:43

Este señor tumbó a Alí en el 71. No hay mucho más que decir. Porque el boxeo, como la guerra o el ajedrez, no trata solo de golpear al adversario, sino de analizarlo, de contrarrestar su inteligencia. Imprescindible el documental Facing Ali.

8 comentarios:

YO dijo...

Así que logró su memorable victoria el año que tú viniste al mundo, que no deja de ser una victoria de todo ser humano.

Con el cava y el champán igual me aplico, pero de esto paso de veras. Supongo que te gustará ese deporte, si tienes un libro que se llama "El abrazo del boxeador", que no tengo ni idea de que trata, dicho sea de paso....

Por el boxeo no paso. Lo detesto. Y jamás dudaré de la inteligencia de dos campeones de ajedrez, o de los estrategas en una guerra. En cuanto a los soldados, están programados para recibir órdenes, lo cual casi implica que cuanto menos inteligencia, mejor.
Y boxeadores inteligentes???????????????????????????'
He oído hablar a alguno que, ¡¡vamos!!!, está más guapo con la boca cerrada...
El marido de la chipionera, que tanto gustaba ella del champán...

¿¿¿¿Boxeo e inteligencia???

Voy a hacer ahora mismo lo más inteligente del día: recoger y abrazar a mis hijos.

Por un mundo sin violencia, ergo, SIN BOXEO

Rodericus dijo...

Ignacio, como decía la publicidad de una marca de neumaticos años atrás : "la potencia sin control, no sirve de nada".

Cassius Clay era la potencia, y Frazier, la precisión en el golpe. Aunque Clay era un monstruo de la naturaleza, con suficiente potencia como para "desmontar" a cualquier adversario.

Tiempos legendarios del boxeo que ya no volverán, al lado de estos dos gigantes, Mike Thysson es un degenerado sin cerebro.

YO : He conocido a algún boxeador inteligente personalmente. Dejó el boxeo el dia en que se dio cuenta de que los hematomas sub-durales que los combates ocasionaban en su cerebro, estaban afectando a su capacidad mental, y corría serio riesgo de quedar "sonado" permanentemente.

Hoy dia es uno de mis mejores amigos, y te puedo asegurar que resuelve un crucigrama mas rápidamente que yo. Regenta un gimnasio.

Saludos.

Begoña dijo...

Creo que se debería saber distinguir entre lo que es una opción personal: subirse a un ring y pelear por una victoria, que es deporte. Y lo que es andar a golpes por la vida, para defender lo indefendible, que es la violencia.

No sigo el boxeo porque no me gusta ver a la gente llevarse golpes y sangrar. Por eso me privé hasta hace unos meses de ver película alguna de Rocky. En programas y anuncios de televisión se había denostado tanto a Silvester Stallone que ni se me pasó por la imaginación ver una película que sólo hablaba de golpes y sangre.

Pues bien, resulta que tras ver Rocky II, constaté que Silvester Stallone no tiene la cabeza hueca: escribió, dirigió y protagonizó una de las mejores películas que he visto en mi vida. Por eso cuando vuelvo a ver que le siguen ridiculizando en televisión, comprendo quienes son los huecos: quienes hacen esos anuncios estúpidos.
Saludos

YO dijo...

RODERICUS: Que un campeón de ajedrez no sea inteligente es, definitivamente, suceso imposible.

Pero que un campeón de boxeo lo sea, no es NI CONDICIÓN NECESARIA, NI CONDICIÓN SUFICIENTE. Las matemáticas son algo lejano para el titular de este blog, pero si no recuerdo mal tu oficio, no para ti, así que me entenderás. No es CONDICIÓN NECESARIA porque hay boxeadores que no son inteligentes. Me falla la memoria para esto, pero rodó uno por las televisiones hace unos años que terminó sonado, y no sé si era inteligente antes de ese suceso, pero daba pena oirlo hablar. Era moreno, más bien bajito, de cabello liso, raya al medio, español,...no recuerdo su nombre. Help!. Por consiguiente, la inteligencia NO ES CONDICIÓN NECESARIA en ese deporte. Y aunque soy una ignorante del boxeo - y creo que quiero seguir siéndolo - me supongo YO que tampoco será CONDICIÓN SUFICIENTE. Si un tipo es inteligente pero no supera el entrenamiento para la extraordinaria condición física que requiere este deporte, tampoco será campeón de boxeo. Ni siquiera boxeador. Por consiguiente, y abundando en mi idea inicial, la gran inteligencia no es un input necesario en el boxeo.

YO, como soy una perfecta ignorante del boxeo, lo de que es necearia la condición física lo sé únicamente por una extraordinaria peli de Clint Eastwood, protagonizada por él mismo, una bella boxeadora en ese caso – Hilary Swank-, y el insuperable Morgan Freeman, que para mi gusto, todo lo que hace, lo hace bien. En el cine. En la vida no sé. Tuvo un accidente cuando iba con su amante, creo y la mujer lo pilló...Je,. je....

Me alegro muchísimo por tu amigo, RODERICUS. No sólo porque su retirada a tiempo – que siempre es una victoria – le ha evitado ese mal en su cerebro, sino porque al no quedar sonado puede disfrutar contigo de una buena conversación, que es uno de los mayores placeres de la vida.

Como decía Winston Churcill, seguramente con dos copitas de Pol Roger encima, “una buena conversación debe agotar el tema, no a los interlocutores”. Y no sé si los que nos leen se agotan. YO no, desde luego, me lo paso bien, desmenuzando los temas, sacándoles brillo y mirándolos de tooooooodos los puntos de vista.

Un placer conversar, RODERICUS. Algo en lo que Wilde era un maestro.

He dicho.

IGNACIO DEL VALLE dijo...

Bien, respecto al boxeo: existen muchos niveles, pero yo suelo referirme al premium en todo, es decir, que cuando hablo de boxeo hablo de botellas de vino Contador. Grandes campeones, y los grandes son todos estrategas. Recomiendo leer The Fight, de Norman Mailer, sobre la pelea entre Muhammad Ali y George Foreman el 30 de octubre de 1974 en el Congo africano. O mismamente ver Cuando éramos reyes. Ahí está todo.

IGNACIO DEL VALLE dijo...

Y efectivamente, aunque mi novela El abrazo del boxeador no trate específicamente de este deporte, su ideario flota sobre todas las páginas. Una de mis inspiraciones fue precisamente "Del boxeo", de Joyce Carol Oates.

YO dijo...

O sea, Ignacio del Valle, que tú solo hablas de lo mejor, y te quedas con lo mejor. Con el premium.

Pues mira, en esto, te comprendo, qué quieres que te diga. Empezando porque a mí, respecto a mí misma, sólo me valía el PREMIUM.

Autoexigencia, en primer lugar. Nunca me han gustado los Aprobados, ni los Notables....sólo Sobresalientes y Matrículas de Honor. Y además, tampoco me costaban demasiado, la verdad. Lo único que me costaba e importaba era el piano.

Pues vale. Los mejores boxeadores serán estrategas...¡qué se yo!. Para tí la peseta; es tu blog. Pero hay de todo. Esa es la verdad, te guste o no.

Qué curioso. Este finde me he enterado de que a mi marido le gusta el boxeo....me dio por preguntarle, dado que nunca lo he visto contemplando un combate de boxeo. Él sabía que a mí no me gustaría.

Qué cosas. Se puede convivir casi 11 años con una persona y seguir sin saber cosas de esa persona. Y que renuncia a cosas que le gustan...por amor. Ohhh, l'amour!!!

Dado el ideario de esa novela tuya sobre el boxeador....la dejaré para más adelante.

ricardo dijo...

En primer lugar me resulta curioso que gente que odia el boxeo se pone a hablar como entendidos y a poner siempre la imagen de Poli Diaz y demás personajes,con esa misma regla de tres yo cito a George Best o a Garrincha para explicar como quedan los jugadores de futbol al retirarse o sea ridiculo.
Yo entiendo que el boxeo no guste a mucha gente por violento,lo entiendo perfectamente y que este deporte tiene un lado oscuro es cierto no solo por su violencia sino por mafia que hay alrededor de el,pero a mi los grandes combates me gustan y si hay inteligencia y estrategia claro que la hay, sino hay que ver a Ali,Sugar Ray Leonard,o Sergio maravilla entre muchísimos boxeadores,soy un fanatico del boxeo(tengo un blog sobre el),y no me considero ni muchísimo menos una persona violenta,para nada creo en las palabras,pero si... tengo mi derecho a decir que me encanta este deporte..
Por cierto Frazier ganó en ese combate a Ali,para mi hay otro combate mejor creo que es el segundo en el que se enfrenta que es brutal, pero a Frazier lo destroza en dos asaltos el señor FOREMAN, que no tenia mucha clase y era un gran encajador pero la pegada era brutal.