El arte como experiencia

| lunes, 13 de diciembre de 2010 | 1:59


El producto del arte -un templo, un cuadro, una estatua o un poema- no es la obra de arte. La obra tiene lugar cuando un ser humano colabora con el producto de forma que el resultado es una experiencia que se disfruta debido a sus propiedades liberadoras y organizadoras.
JOHN DEWEY. 1934.

6 comentarios:

Begoña dijo...

Muy claro y muy conciso. Totalmente de acuerdo, quizá el verdadero valor del arte sea ese: lo que aporta personalmente, por lo tanto personal e intransferible, solo que además de ello se transfiere. Pura magia.
Saludos

IGNACIO DEL VALLE dijo...

Lo que yo decía: que sin lector no existe la literatura.

Ilsa dijo...

Totalmente de acuerdo.El autor, tiene que pasar a través del espejo, igual que aquel que va a disfrutar de su obra, experimentar,ver con otros ojos lo que pueden y podrán ver los demás.Esa empatía debería existir siempre, incluso en nuestro día a día.

Saludos.

Anónimo dijo...

En una entrevista al artísta británico Brian Eno, decía que "El arte es tan grandioso y liberador que convierte el yo en nosotros"
Según él "...el arte consiste en entender el contenido de la mente y nos permite ver el mundo desde el punto de vista de otra persona, en él reside entonces la empatía”.
Y algo realmente sorprendete es cuando afirma “El arte, mientras tanto, es un lugar de alto riesgo, pero no porque resulte peligroso, sino porque a través de él podemos experimentar sentimientos que podrían ser peligrosos. El equilibrio consiste en que mediante el arte podemos controlar esas emociones. Entonces el arte es un lugar seguro. Es el lugar donde se pueden cometer errores. Es tan grandioso y liberador que nos permite dejar de ser yo para convertirnos en nosotros”.

Marta dijo...

Para magia la que transmiten los peques cuando realizas un trabajito con ellos, como este finde con mis peques en casa realizando unos talleres de Navidad. Y el resultado fue esta frase de una de ellas: Pero qué arte tenemos!

Por cierto, magia también es estar en la cola de un super en Asturias este viernes y pensar, seguro que muy pocos de los que estamos aquí saben que este chico de la última caja escribe tan bien.

Saludos

IGNACIO DEL VALLE dijo...

Jaja... Ya sé dónde, Marta. Este finde estuve en la madre patria y tenía antojo de tarta helada :)

Abrazos.