Los héroes decentes

| miércoles, 14 de julio de 2010 | 10:37



El triunfo de la selección ha sido importante, pero más el combate. La cortesía y el buen gusto, como decía el diablo de los Stones, enfrentada a la náusea 'oranje'. Ha sido benéfico, ha sido poderoso, y quien no se dé cuenta de que esto es más que fútbol, lo malcomprenderá todo. No se trataba de meter una pelotita en una red, se trataba de contarnos un relato que nos mostraba las leyes de la comunidad y distribuía el sufrimiento. A través de esa historia nos regalaban un saber para sobrevivir, un sistema de conocimiento que faculta para la imaginación, para ver cosas y hacer conexiones posibles dentro de parámetros fácticos. Es la conformación de la tribu, de la comunidad, del equipo que nos dice que si no luchamos juntos, nos colgarán por separado. Ya sea un depredador salvaje, las condiciones meteorológicas o una naranja demediada.
Decía Barley Blair, el protagonista de 'La Casa Rusia', la novela de Le Carré, que en estos tiempos hay que pensar como un héroe para comportarse como una simple persona decente. Han sido ellos, los mismos héroes que han tenido el orgullo infinito de concebir una obra de arte y la humildad imprescindible para ejecutarla. Los mismos que para entender al león no se han ido al zoológico, sino a la selva.
El nacimiento de un héroe debe ser invariablemente humilde y milagroso, en sus primeras actuaciones públicas dará muestras de una fuerza o inteligencia extraordinarias y le procurarán un rápido encumbramiento. Sus luchas triunfales contra las fuerzas del mal ocuparán, entre menguados intervalos amorosos, la mayor parte de su historia, y la muerte sobrevendrá bien como efecto de una traición, bien por entrega voluntaria de un sacrificio desmesurado, o ambos elementos conjugados. Esta vez nos soplamos el final del cuento, el fatalismo, la amargura, las coartadas, el escepticismo, el mal fario, y gritamos como el dragón Fafner en 'Sigfrido': estamos y poseemos. Pero, por favor, no olvidemos que después vendrá lo más difícil: administrar bien el éxito. Íker, todos te envidiamos. Sara, a ti también.

10 comentarios:

Ilsa dijo...

En realidad, más que héroes poseen características de superhéroes:
-LLevan uniforme,el de la selección.
-Han sido reunidos para un fin común,ganar el mundial.
-Han superado traumas,pasar de los malditos cuartos.
-Además tiene poderes:saltan,"vuelan", resisten golpes...y poseen habilidades atléticas .

Todo esto lo han logrado con sacrificio, humildad y autocontrol.

Lo dicho,unos superhéroes.

Saludos.

IGNACIO DEL VALLE dijo...

:))))))

rodericus2009 dijo...

Completamente de acuerdo en todo lo que has expuesto.
Seria marávilloso que cundiese el ejemplo y todos nos comportasemos con normalidád y decencia en nustro ámbito.
Y mirasemos al que tenemos al lado como a un compañero de viaje en la vida, no como a ún posible enemigo.

Saludos.

Begoña dijo...

En lo particular no me resisto a callarme, me alegro de esa loba liberada de su jaula, no es que el waka waka me encante, que no, pero no podía con ese arrastrarse desde la jaula. Sé que no va con el tema pero no pude resistirme.
Saludos

pushkina dijo...

Que emocionante el partido. Lo miramos una amiga y yo en un bar español en Hollywood, al lado del actor americano Billy Zane (Titanic) que nos invito a una copa y brindamos los tres por España. Pero el beso - con verlo la primera vez (y luego muchas mas, claro), digo: me mudo ya definitivamente a Espana. Que viven los chicos españoles!

Begoña dijo...

pushkina, piénsatelo bien, ese el beso que un español le da a su novia a los ojos de todo el mundo. No quieras ni pensar en cómo sería en absoluta soledad todos los días de tu vida :)

pushkina dijo...

Pero Begoña, tu sabes que hay puntos medios - o de tres cuartos -entre un beso apasionado de recien enamorados, y una rutina de pareja agobiante y solitaria. Creamos nuestros propios caminos, si queremos.

Ademas, no fue solo el beso. Fueron las miradas mientras intentaban hablar de otra cosa cuando las palabras sobran, cuando la emocion domina - como debe.

Repito: Que vivan los chicos españoles!

IGNACIO DEL VALLE dijo...

Pero vamos a ver, amada Pushkina, no me decías que lo tuyo eran los Jean Pierre? Para qué ando yo currando en Francia?

Begoña dijo...

El amor nace todos los días y todos los días se reinventa a sí mismo. Si hay amor no existe la rutina.
Saludos

Ilsa dijo...

Siento romper el tema del amor y los besos, pero...ayer fui al concierto de Patti Smith en el Foro Iberoamericamo de mi ciudad(Huelva ) y aluciné.Felicitó a todos los asistentes por el triunfo de España en el Mundial,y te lo dedico a ti Ignacio, comentó que lo que más le gusta en este mundo ,además de cantar ,es escribir,dijo:"me siento tan bien, y a la vez, tan desnuda y sóla cuando escribo...que cada vez que lo hago, me reedescubro como persona".
Tiene un libro publicado "Eramos unos niños".Y tras mostrarse tan sincera y humilde, creo que este verano lo leeré.
Saludos a todos.