Quiero coletas de vikingo

| martes, 19 de abril de 2011 | 20:44

Utopía, exigencia y moscas cojoneras. Es una buena frase para empezar un artículo. Todo ello aplicable a mi nuevo ídolo: el ciudadano islandés. Estos señores tienen más cosas aparte de energía geotérmica: tienen cojones. Cuando a finales de 2008 la crisis se llevó por delante toda la economía de la isla -véase el documental 'Inside job'-, la deuda de Islandia equivalía tres veces a su PIB, la króna, su divisa oficial, desapareció del radar, y la Bolsa se hundió como si unos mafiosos le hubiesen forrado los pies con cemento. El FMI terminó aprobando un préstamo de 2.100 millones de dólares, al que se sumaron 2.500 millones más de países escandinavos. Si eso ocurriese en cualquier otro lugar, la naturaleza farisaica de los partidos aliada con la pereza del pueblo provocaría el famoso pelillos a la mar y aquí paz y después gloria. Sí, quizás alguna manifestación, lanzamiento de huevos podridos, llanto y crujir de dientes. pero nada. De nada. Hasta que llegaron los islandeses. El dicho de «pequeños Estados, pequeña política» se ha quedado obsoleto. En esta ocasión, la dictadura del espacio no ha sido óbice para que sacasen la navaja de capar y primero se han cargado el Gobierno conservador y luego han nacionalizado la banca. Ante la propuesta de la siguiente coalición de que la deuda la pagasen mensualmente las familias islandesas durante los próximos 15 años al 5,5% de interés, volvieron a sacar el cuchillo jamonero y que de eso nanai. Resultado: han impuesto un referéndum popular para tomar decisiones económicas sobre la crisis. De inmediato, el FMI se encabrona y congela las ayudas económicas al país, y los islandeses montan una guillotina en medio de Reikiavik e inician una investigación para buscar responsables de la crisis con detenciones de banqueros y altos ejecutivos. Dios, me pongo hasta cachondo. Pero la cosa no acaba ahí. Tras tomarse unos cuantos cuernos de cerveza, han reunido una asamblea constituyente a fin de elaborar una nueva constitución que en el futuro ponga coto a desmanes de tal calibre. Y, por último, con los pinchos de bacalao para ir forrando, han aprobado una iniciativa para los medios de comunicación destinada a proteger la libertad de información y expresión, convirtiendo la isla en puerto seguro para gente como Wikileaks y cibernautas de todo pelo que luchen contra la tiranía y la censura. Barbas, barbas, ¿cuáles empezamos a poner en remojo?

12 comentarios:

Alisshea dijo...

Muy buena entrada, yo opino lo mismo. Los islandeses deberían ser el ejemplo a seguir. Pero su hazaña ha pasado inadvertida para el mundo , quizá porque no conviene que se sepa como se hace una verdadera revolución desde el pueblo y para el pueblo. Sale muchísimo más rentable una guerra tanto al FMI como al gigante yanki, que son los que verdaderamente se frotan las manos y me atrevería a decir que de algún modo también son los instigadores del levantamiento árabe. Quitan dictadores marioneta, cuando las marionetas toman vida propia, saciadas ya de poder y dinero manchado de sangre de su propio pueblo; para poner otras marionetas nuevas, con una imagen reluciente de progreso y democracia que ni ellos mismos se creen. Se les estaba yendo de las manos y había que hacer algo. Esas guerras sí son rentables, y se llenan los bolsillos dando esperanzas de libertad a pueblos desesperados. Lo de Islandia mejor esconderlo, no vaya a ser que aprendamos la receta. Yo también quiero mis coletas.

Por cierto me estoy leyendo tu libro, bueno, miento empecé a leerlo y decidí dejarlo hasta que tenga en mi poder la primera parte de la trilogía porque sus primeras líneas me supieron tan ricas que prefiero hacer las cosas bien. Un saludo a tu padre, un gran hombre, que me dió la oportunidad de conocer tus obras, y otro por supuesto para ti, ah! y cuídate esa espalda...si es que una ruta da para mucha charla.

rodericus2009 dijo...

Si no recuerdo mál, tras el estallido de la crisis finaciera, el primér ministro islandés dimitió del cargo, y al poco tiempo dió con sus huesos en la cárcel.

Aquí, aún es hora de que álguien dimita, y ninguno de los grandes "trileros" del ladrillo ni siquiera ha sido llamado a declarár por ningún juéz, a pesár de los grandes "pufos", perdón, queria decir grandes "deudas estructuradas", con las que han sembrado todo el sistema financiero.

Estoy de acuerdo contigo, tenemos que empezár a reivindicar nuestras raices vikingas, o almogavares. La cuestión es empezár a plantarle cara al sistema de una puñetera véz. Que empiecen a pagar el pato los que en su momento se lo llevaron "calentito".

¡¡ Skol !!, y saludos.

Dar dijo...

Por algo el parlamento islandés es el más antiguo del mundo...La gente no está acostumbrada servir, a diferencia de nosotros. La tradición democrática milenaria es difícil de erradicar. ;-)

P.S. de la mosca cojonera:
En cuanto a los vikingos; señores, tendría cuidado en reivindicar las raíces vikingas, sobre teniendo en cuenta la actuación vikinga en Iberia y en Europa en general ¿nos referimos a esos vikingos que vivían del pillaje en vez de producir ellos solitos? Creo que ya hay demasiada gente que cuida muy bien esa dudosa "herencia". No sé, los "vikingos" islandeses se conformaron con ocupaciones menos vistosas como criar ovejas y pescar y eso, al fin y al cabo me resulta más simpático que el modo de vida de aquellos vikingos que dajaron sus huellas en la península ibérica.

Dar dijo...

Y sí, muy buena entrada :-)

Begoña dijo...

En otros países en vez de arremangarse y remover entre el fango se saquea a los que apenas si ganan para vivir. Y entre otras medidas se rebaja la velocidad en autopistas para salvarles el pellejo, algo vital para poder saquearles...y después se presume de que ya saben conducir bien despacito y como dios manda.
Pero a nadie se le ocurre pensar que en solo tres multas de tráfico se quedarían sin carnet y sin sueldo mensual.¡Que gente!
Saludos

rodericus2009 dijo...

Dar, para entender la actitúd de los vikingos que dejaron huella en la penindula Iberica, hay que echar una mirada al contexto de sú tiempo.

Ellos llegarona a saqueár Al-Andalus, remontaron el Ebro y el Arga para saqueár Pamplona. Incluso llegaron a establecerse en el súr de Italia y en Sicilia. A través de la red fluviál Europea, llegaron hasta el mar Negro.

Pero en aquella época, el saqueo era la economia de estado. Los arabes saquearon toda la peninsula Iberica tras sú irrupción, y mas tarde, a sú véz fueron saqueados por los reinos cristianos del norte peninsular, hasta que no fué posible "exprimirles" más, y se les expulsó de aquí. El siglo X fué una época extremadamente violenta en toda Europa.

Vivimos en el mejór de los mundos y también en el mejór tiempo posible. Una época que quizás nuestros nietos miren con nostalgia.

Saludos.

Ilsa dijo...

Es fácil dejar quebrar a tus bancos,cuando es otro gobierno (por ejemplo Inglaterra)el que se hace cargo de los depósitos de los pequeños ahorradores (30.000 millones)o cuando son inversores extranjeros los acreedores.Si en España dejamos quebrar a los bancos, sufrimos empresas y ciudadanos.En definitiva caemos todos.

Saludos.

Dar dijo...

Pero, ¿en qué sentido son "nuestros" los bancos?

MARINA dijo...

Por favor, ¿que hemos de hacer para parecernos un poco a los islandeses? ¿Renunciar al sol, a la vidorra que nos damos, ser sosos, altos y blancurrios?. Yo firmo ahora mismo, si a cambio ponemos un par de huevos y ovarios encima de la mesa.
Muy buena entrada. La mejor, en mi opinion.

Ilsa dijo...

En el sentido, de que son las entidades donde están depositados nuestros ahorros (el que los tenga)y nuestras nóminas (el que las tenga).

Saludos.

EPIFANIO QUIROS TEJADO dijo...

Me ha encantado el artículo. Hasta los tacos están muy bien puesto. ¡Enhorabuena! Si me permites le doy difusión. Un saludo.

Jesse Pinkman dijo...

Creo que te gustará:

http://www.elpais.com/articulo/primer/plano/Islandia/enjaula/banqueros/elpepueconeg/20110403elpneglse_2/Tes

Es un artículo ( de lo mejorcito que yo he leído hace mucho en periodismo) de Claudi Pérez sobre Islandia.

Un saludo